Módulos Temas Día

Lagerfeld y Saint Laurent, dos gigantes de la moda con destinos cruzados

Lagerfeld

Lagerfeld

Yves Saint Laurent y Karl Lagerfeld.

Amigos y luego rivales, Yves Saint Laurent y Karl Lagerfeld tuvieron destinos cruzados y carreras muy distintas, el primero convirtiendo su nombre en marca y el segundo trabajando para otros.

Las trayectorias excepcionales de estos dos gigantes de la moda, ambos fallecidos, tienen el mismo punto de partida, la victoria en el concurso del Secretariado Internacional de la Lana en 1954.

Yves Mathieu-Saint-Laurent, entonces de 18 años, ganó el primer y el tercer premio en la categoría de "vestidos de noche". Karl Lagerfeld, de 21 años, se llevó el de la categoría "abrigos". Los dos apasionados del diseño se hicieron entonces amigos.

"Fue el mismo concurso [pero] no el mismo recorrido, ni la misma vida, ni las mismas ambiciones, ni siquiera los mismos gustos. Pero eso no impidió una auténtica amistad", contaba Karl Lagerfeld en el documental "Duels" (Duelos), emitido en el 2015 en la cadena France 5.

Ambos crecieron lejos de Francia, en la ciudad argelina de Orán en el caso de Saint Laurent y en la alemana Hamburgo en el de Lagerfeld, en familias acomodadas.

También estuvieron marcados por la personalidad de sus respectivas madres.

Saint Laurent comenzó en la casa Dior y Lagerfeld en Balmain. Cuando murió Christian Dior, Saint Laurent fue propulsado a la dirección creativa de la marca. Su ascensión fulgurante contrasta con los inicios más discretos de Lagerfeld.

"Yves triunfó a los 21 años, gracias a un éxito precoz incontestable, que sólo podía volver loco a su rival", escribe la periodista Alicia Drake en su libro "The Beautiful Fall", sobre los itinerarios de los dos creativos en los años 1970.

Un libro que Karl Lagerfeld intentó, en vano, prohibir en nombre de su vida privada.

"Nunca estos dos inmensos talentos que competían podrán compartir el mismo lugar. Sus ambiciones son demasiado parecidas para soportar una proximidad así. Este destino común no tuvo otra salida que la oposición total", escribe la autora.

El nombre en la puerta
En París o en la Costa Azul, en restaurantes de artistas e intelectuales, o fiestas en discotecas de ambiente gay, cada uno iba rodeado de su entorno de amigos, que se convirtieron en rivales.

Saint Laurent optó por crear su propia marca junto a su socio y pareja, Pierre Bergé. Lagerfeld prefirió por su parte ponerse al servicio de otras marcas (Chloé, Fendi, Chanel), reivindicando su condición de modista "mercenario".

"Todo esto del nombre en la puerta no es importante para mi", decía Lagerfeld en el documental "Duels". Y en referencia a Saint-Laurent: "En Hamburgo, a diferencia de Orán, si tenías una tienda con tu nombre en el cartel estabas 'out'. Era una especie de esnobismo que tenía dentro de mi, pero me decía que podía ser industrial, lo que sea, banquero, pero nunca tendero".

La rivalidad entre ambos fue profesional pero también amorosa a causa de Jacques De Bascher, un atractivo dandy de vida y estilo decadentes. "Era el diablo hecho hombre con una cabeza de Garbo (...) la persona que más me divertía", decía Lagerfeld.

Con De Bascher, que murió de sida en 1989, Lagerfeld decía tener una relación platónica. Saint Laurent también sucumbió a sus encantos y a su afición a las drogas, a diferencia de Lagerfeld que no bebía, ni fumaba ni usaba drogas.

La relación de Saint Laurent con Jacques de Bascher sacudió su relación con Pierre Bergé, que terminó por echar al amante.

En el terreno creativo, el toque de Saint Laurent es fácilmente reconocible, mientras que Lagerfeld no tenía un estilo único sino que le gustaba innovar constantemente.

"Yves fue mi mejor amigo durante 20 años. Yves era el hombre más divertido y simpático (...) Al final ya no era la persona que yo había conocido", dijo Lagerfeld a la revista Elle en el 2008, poco después del entierro de Saint Laurent, al que no fue.

Leer comentarios ( )