Módulos Temas Día

Examen tras el verano: cuándo sospechar de las manchas y lunares

Se registran 944 casos de melanoma al año. Evite quitar el oscurecimiento de la piel con cítricos o láser sin indicación médica.

lunares

lunares

(Foto: istock).

istock

Durante el verano la exposición a la radiación solar y ultravioleta es mayor, por lo que la piel se expone a padecer lesiones o enfermedades. Por eso, Gestión conversó con dermatólogos para explicar a qué características de manchas y lunares debemos prestar atención.

¿Por qué surgen las manchas?
Un melanoma maligno puede originarse en un lunar o en una zona sin lesión aparente. El doctor Christian Loayza de la Liga Contra el Cáncer señala que el motivo de su aparición “más frecuente se debe a quemaduras de primer o segundo grado por exposición aguda a los rayos solares”.

Asimismo, según el doctor Manuel del Solar, profesor de la carrera de Medicina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la piel también se aclara por la inflamación que causa la radiación ultravioleta de la luz.

Esto se observa especialmente en los niños, ocasionando pitiriasis alba o mejor conocido como “empeines” (manchas claras y escamosas) que aparecen en las mejillas, hombros y brazos.

Además, por la humedad de la sudoración pueden aparecer pequeñas manchas circulares blanquecinas y escamosas en el cuello, pecho y espalda, producidas por levaduras, denominadas pitiriasis versicolor, también llamados “hongos de la playa”.

Loayza sugiere tener cuidado al usar cítricos para eliminar manchas.

“El aceite de la cáscara del limón, o de la naranja, contiene sustancias químicas que en contacto con la luz pueden causar irritación, formación de ampollas, quemaduras y oscurecimiento”.

Características a observar
En el caso de lunares, estos deben ser observados por su tamaño, forma, precisión de los bordes, homogeneidad de su color y simetría, explica Sandro Tucto, dermatólogo de la Clínica Ricardo Palma.
“Cuando un lunar es cancerígeno no posee una forma definida. Si se divide en dos partes, ninguna de ellas será igual a la otra”, señala el doctor Jorge Tirado, de bloqueadores solares Bahía.

Además, un lunar maligno posee bordes irregulares o borrosos. “Sus líneas no son continuas y es imposible definir dónde comienza y termina. Además, crece con bordes disparejos, ya que el pigmento se extiende alrededor de la piel”, agrega el experto.

Con respecto al color, si la mancha presenta una combinación de varios colores (negro, café y, en ocasiones, zonas blancas y rojizas) podría ser un mal signo.

Asimismo, preste atención si mide más de 6 milímetros y crece en cuestión de semanas.

Leer comentarios ( )