Módulos Temas Día

Pasaportes a la venta

The Economist: Países deben ser libres de vender ciudadanía, pero no a delincuentes

Hay muchas buenas razones para querer un segundo pasaporte, pero también algunas malas.

Pasaportes azules. Es el pasaporte de los afiliados al Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay), menos Venezuela, que mantiene su pasaporte burdeos por su antigua pertenencia a la Comunidad Andina. Los países pertenecientes a la Comunidad del Carib

Algunas personas rechazan la idea de vender pasaportes. La ciudadanía es un vínculo sagrado, argumentan, y debe otorgarse solo a los extranjeros que demuestren que la merecen. 

Cuando Roman Abramovich tuvo problemas para renovar su visa británica, se dirigió a Suiza. Sin embargo, este país rechazó su solicitud de residencia, después de que la policía suiza dijo que representaba un "riesgo de reputación". (Él niega haber cometido un delito). El extravagante multimillonario ruso, propietario del club de fútbol Chelsea, ahora tiene un pasaporte israelí que le permite viajar a Gran Bretaña sin visa, y está convirtiendo un antiguo hotel en su casa de Tel Aviv.

Israel ofrece la nacionalidad a cualquier judío que la pida. Otros oligarcas tienen que pagar por el privilegio, pero tienen muchas opciones para elegir. Los planes de ciudadanía y residencia a la venta, que generalmente cuestan entre US$ 100,000 y US$ 2 millones, están en auge. Más de una docena de países venden pasaportes y alrededor de 100 venden residencia. Un sector de abogados, banqueros, contadores, consultores y agentes inmobiliarios ha surgido para atender a los adinerados "inmigrantes de inversión".

Algunas personas rechazan la idea de vender pasaportes. La ciudadanía es un vínculo sagrado, argumentan, y debe otorgarse solo a los extranjeros que demuestren que la merecen. ¿Por qué debería permitirse a los ricos colarse? Especialmente si algunos de esos ‘colones’ son criminales o evasores de impuestos, que quieren un nuevo hogar para esconder o lavar su botín.

Hay razones legítimas para querer un segundo pasaporte. Viajeros de negocios de países pobres o musulmanes enfrentan interminables problemas con las visas a menos que tengan uno. Otros buscan un pasaporte adicional como seguro contra inestabilidad o persecución. A más de un tercio de los chinos ricos les gustaría un refugio extranjero (lo que puede significar eludir la prohibición de China de doble ciudadanía). Los países que satisfacen esta demanda obtienen un beneficio directo: dinero fácil para gastar en servicios públicos. Para los estados caribeños afectados por los huracanes, la promoción de pasaportes ha sido un salvavidas.

Independientemente de quién gane, está en juego un principio. Los países tienen todo el derecho de reservar la ciudadanía para las personas que intentan adaptarse a la población de origen, por ejemplo, aprendiendo el idioma. Pero también tienen el derecho de venderlo, si los votantes están de acuerdo. La ciudadanía es una cuestión básica de competencia nacional.

Ciudadanos del mundo
Sin embargo, su venta no debe ser libre.

Los estados miembros de la Unión Europea deben acordar los principios comunes que rigen a quién admitir, ya que un pasaporte de un miembro da acceso a vivir y trabajar en todos. Los pequeños estados que venden muchos pasaportes enfrentan otro riesgo. Si se exceden, los votantes de origen podrían eventualmente ser superados en número por los ciudadanos de conveniencia. Por lo tanto, algunos estados pueden desear restringir los derechos de voto a aquellos que forjan una conexión más profunda con el lugar, por ejemplo, residiendo allí por un período mínimo cada año.

Todos los vendedores de ciudadanía, grandes y pequeños, deberían hacer más para eliminar a los indeseables. Muy a menudo, sus programas abren una puerta trasera al dinero sucio; piense en las ganancias ilícitas rusas que se han lavado a través de Chipre, uno de los vendedores de pasaportes más entusiastas de la UE. La industria habla sobre un buen juego, enfatizando las recientes mejoras en la investigación de clientes. Pero ha avanzado muy lentamente.

Ha llegado el momento de establecer normas más estrictas sobre "conozca a su cliente" y una lista negra de países que ofrecen refugios para inmigrantes con dinero sucio. Pero también se necesitan reglas más estrictas para frustrar los planes de compradores de pasaportes cuyo objetivo es evadir impuestos para el dinero obtenido lícitamente.

En los Emiratos Árabes Unidos, por ejemplo, los extranjeros compran propiedades y las utilizan para asegurar la residencia fiscal, lo que les permite bloquear el flujo de datos hacia autoridades fiscales en otros lugares. Debería exigirse a los bancos que establezcan dónde están más fuertes los vínculos personales y económicos de los clientes, y que informen sobre aquellos cuya residencia fiscal parece una farsa.

Hay muchas razones sólidas para otorgar residencia o ciudadanía a los extranjeros que están dispuestos a pagar por ello. Ser cómplice de criminales no es una de ellas.

Leer comentarios ( )