Módulos Temas Día

América Latina tiene la mayor brecha de habilidades del mundo

La globalización y el progreso tecnológico han hecho que la productividad dependa más de un conjunto de habilidades amplio, complejo y difícil de lograr.

Management

Foto 1 | Autarquías laborales. Una evolución mesurada de la tecnología y lenta curva de aprendizaje puede generar algún alivio para los trabajadores con menos habilidades, pero la cuota de talento se reduce para los puestos de mayor jerarquía, además de un crecimiento reducido para la empresa. (Foto: iStock)

En América Latina, la falta de un grupo adecuado de trabajadores calificados hace que sea más difícil superar la trampa del ingreso medio.

iStock

En estos tiempos de acalorado debate económico, mejorar las habilidades es uno de los pocos consensos en todo el mundo. La globalización y el progreso tecnológico han hecho que la productividad dependa más de un conjunto de habilidades amplio, complejo y difícil de lograr.

En América Latina, la falta de un grupo adecuado de trabajadores calificados hace que sea más difícil superar la trampa del ingreso medio. Esto contrasta con la experiencia en la mayoría de las economías europeas y asiáticas, que han logrado aumentos sostenidos en el ingreso per cápita al mejorar el stock y la calidad de la educación y las habilidades, y desarrollar un entorno favorable a la innovación.

Invertir en habilidades también ayudaría a abordar la desigualdad, ya que las grandes diferencias en la productividad van de la mano con grandes diferencias en los salarios. Sin esta inversión, los ganadores, es decir, las empresas más innovadoras y su personal altamente calificado, continuarán tomando todo.

¿Qué sabemos sobre las habilidades en América Latina?
Más de cuatro de cada diez empresas en América Latina dicen que tienen dificultades para encontrar trabajadores con las habilidades adecuadas, según las encuestas de ManpowerGroup. Las empresas en Argentina son las más afectadas, con un 59% luchando por contratar personal con las habilidades adecuadas; en Colombia, esa cifra es del 50% y Perú del 49%. Durante más de una década, es decir, durante el auge económico de la década de 2000, la desaceleración desde 2012, la recesión de 2015-2016 y la recuperación actual, América Latina se ha posicionado como la región con la mayor brecha de habilidades en el mundo.

¿Qué funciona para llenar el vacío?
¿Qué debe hacerse? Los planes de estudio de educación y los programas de mejora de habilidades deben proporcionar capacitación técnica, así como habilidades fundamentales. Estos son críticos a lo largo de la vida de las personas, ayudando a cambiar de trabajo (si se quiere) y adaptándose a las condiciones externas cambiantes. Debería haber una combinación de aprendizaje en el aula y en el lugar de trabajo, de habilidades suaves y técnicas, complementado por servicios de búsqueda de empleo.

Re-skilling y upskilling es el nuevo nombre del juego. Son las habilidades de la fuerza de trabajo de hoy que impulsarán la economía durante las próximas dos décadas. Para ese objetivo, es imprescindible recopilar información sobre las habilidades que poseen los individuos y las habilidades que necesitan las empresas.

¿Cómo debe hacerse esto? Esto requiere la participación de los empleadores en todas las etapas: recopilación de información para el diseño, implementación y evaluación de la capacitación; diseñando programas; e iniciativas de cofinanciamiento. Debe implementarse bajo un enfoque de todo el gobierno que involucre a los ministros de educación, empleo, innovación, planificación y finanzas.

Buenas prácticas en América Latina
Es cierto que estas recomendaciones son más fáciles de decir que de hacer. Pero no caigamos en la fracasomanía tradicional latinoamericana o en la adicción al fracaso. Algunos programas de capacitación para jóvenes en Argentina (Jóvenes con Más y Mejor Trabajo), Colombia (Jóvenes en Acción) o Brasil y Perú (ProJoven) cumplen casi todos los requisitos, y sus evaluaciones de impacto muestran buenos resultados en cuanto a empleabilidad, confiabilidad y ganancias.

La participación del sector privado también está creciendo. Tome México, donde se están extendiendo los programas de perfeccionamiento y recapacitación. En una iniciativa, las mujeres en marketing, ventas y servicios al cliente vieron multiplicar sus salarios por cinco veces. En las industrias de automóviles y maquinaria, tradicionalmente afectadas por la escasez de habilidades, se están desarrollando programas de capacitación siguiendo el ejemplo pionero del instituto de capacitación de Volkswagen. Y las instituciones públicas en México y Perú están dando pasos hacia la coordinación y un enfoque de todo el gobierno para las estrategias de habilidades.

¿Mirando hacia adelante? Mejores datos para una mejor acción
Las predicciones para el mercado laboral a largo plazo son cada vez más extremas: la tecnología se come nuestros trabajos, los robots reemplazan a los conductores, la amenaza de un mundo sin trabajo. A medida que las necesidades de habilidades cambian cada vez más rápido, algunas estadísticas sugieren que los empleadores no siempre saben qué habilidades requieren incluso 18 meses a partir de ahora, no solo a largo plazo.

Es por eso que tenemos que invertir en capacidades para anticipar las necesidades de habilidades, detectar futuros desajustes de habilidades y construir los procesos para garantizar que esta información se utilice efectivamente en la toma de decisiones. Desafortunadamente, este campo es aún más complejo y poco estudiado, por lo que hay pocas buenas prácticas.

Por esta razón, ManpowerGroup Latin America y el Centro de Desarrollo de la OCDE, con ANDI para Colombia, lanzaron recientemente una encuesta en línea para obtener información detallada sobre la brecha de habilidades en América Latina.

La información se recopila directamente de las empresas, por país, por tamaño de empresa y por actividad (agricultura, comercio, comunicaciones y transporte, construcción, fabricación, extracción y extracción, y servicios). Este punto es crucial para el debate sobre una economía post-fabricación que tendremos en el Foro Económico Mundial sobre América Latina en Sao Paulo esta semana.

Las empresas latinoamericanas destacan una brecha de habilidades aún más aguda de lo que se pensaba. Tres de cada cuatro empresas (de una muestra de más de 1.200 empresas en Latinoamérica) dicen tener problemas para cubrir las vacantes, a pesar de la disponibilidad de candidatos. Curiosamente, esta escasez es mayor entre las grandes empresas (de más de 250 empleados), donde afecta a cuatro de cada cinco.

La brecha de habilidades afecta tanto a la fabricación como a los servicios, que son clave en la agenda de modernización y diversificación de la economía de América Latina, como se demostró en estudios previos. Al observar los resultados por industria, cuatro de cada cinco empresas mineras y extractivas, manufactureras y de servicios informan las brechas de habilidades.

Cuando las empresas hablan de una brecha de habilidades, a menudo se refieren a las habilidades blandas. Entre las siete "habilidades faltantes" principales, la inteligencia emocional, las habilidades de comunicación y el pensamiento crítico se mencionan tres veces más frecuentemente que las habilidades de TI, y dos veces más que el conocimiento financiero. Hablar Inglés se ubica en el medio.

Habilidades es la nueva moneda, vamos a invertir
La economía actual requiere habilidades cada vez más complejas. Los sistemas de educación formal están luchando por brindar soluciones oportunas. Este desapego entre la educación formal y las demandas de habilidades empresariales es especialmente grave en las habilidades blandas, que generalmente no se incluyen en los planes de estudio de educación formal.

La buena noticia es que la mayoría de los gobiernos, las empresas y los ciudadanos en América Latina y en todo el mundo son cada vez más conscientes de esta prioridad. Las habilidades se han convertido en la moneda mundial de las economías del siglo XXI para estimular el crecimiento y reducir las desigualdades. Olvídate de Bitcoin, todos investiguemos en habilidades.

Fuente: World Economic Forum

Leer comentarios ( )

Ir a portada